Archivo de la etiqueta: cementerio

Capilla del Cementerio Viejo

Muchas ciudades cuentan con dos cementerios: el viejo y sobrepasado, y el nuevo que se construyó más lejos para dar cabida al crecimiento de la ciudad. El viejo suele ser el reflejo de la historia de esa ciudad, con ricas tumbas y monumentos que muestran la pompa y el arte funerarios de siglos pasados, mientras que el nuevo suele ser muestra del pragmatismo y la modernidad. Terrassa tuvo también un camposanto lleno de historia, pero a diferencia de otras ciudades, no lo conservó y perdió parte de su patrimonio trasladando, eso sí, algunos panteones y tumbas al nuevo emplazamiento. Es precisamente esa pérdida la que confiere mayor importancia a la capilla que podemos contemplar hoy día en la plaza de Joan Miró, único vestigio que nos queda del antiguo cementerio junto con el monumento funerario dedicado a Jaume Jover i Valentí Alagorda, obra de Melcior Viñals. Seguir leyendo Capilla del Cementerio Viejo

Anuncios

Arte en el cementerio

DSC03440Ya que hoy se celebra la noche de difuntos, no se me ocurre mejor momento que hoy para repasar el arte del cementerio de Terrassa. Y es que todos los camposantos de grandes ciudades cuentan con una auténtica colección de arte escultórico auspiciada por los familiares de los finados. El culto a la muerte tan arraigado en nuestra cultura ha hecho que muchas familias acomodadas rindan homenaje a sus muertos mediante tumbas y mausoleos profusamente adornados. Para ello, a lo largo de la historia han recurrido a los servicios de artistas de prestigio, logrando así sin proponérselo que muchos cementerios de todo el mundo se conviertan en una apasionante exposición permanente de escultura (otra historia es la presencia de difuntos ilustres, que genera no menos interés entre turistas y visitantes).

Seguir leyendo Arte en el cementerio

Ruta de mosaicos en el cementerio

DSC03333El día de Todos los Santos nos ofrece la excusa perfecta para regresar a los cementerios, la ciudad de los muertos que, en tanto que ciudad, también tiene sus valores urbanísticos, arquitectónicos o escultóricos. Los camposantos con mayor solera cuentan con tumbas decoradas por artistas ilustres de distintos períodos históricos que hacen de ellos auténticas salas de arte. Conocido es el necroturismo o turismo de cementerios, que generalmente persigue la visita de la última morada de personajes célebres de la historia y la cultura, pero muchas son las personas que rebuscan entre tumbas y mausoleos  al encuentro de valores escultóricos y arquitectónicos. El cementerio de Terrassa, relativamente nuevo -el antiguo desapareció y con él se perdieron muchas sepulturas- conserva, no obstante, algunos elementos de interés arquitectónico y escultórico, aunque de eso nos ocuparemos en otra ocasión.

Este año, coincidiendo con la celebración religiosa, el complejo funerario de Terrassa ofrece a sus visitantes una curiosa exposición acerca del uso de la técnica del mosaico en la decoración de las sepulturas. Concebida como un paseo, la muestra recopila un total de 50 lápidas elaboradas a partir de esta técnica, la mayoría de las cuales se hallan en nichos y panteones. Un pequeño mapa que se puede recoger en una carpa situada a la entrada del camposanto permite realizar la ruta de forma autónoma y descubrir los distintos motivos seleccionados en su día para honrar la memoria de los difuntos. En dicha carpa, una serie de paneles ilustran al visitante acerca de lo que puede hallar a lo largo del recorrido.

La muestra rinde un especial homenaje al artista terrassense Santiago Padrós i Elías, quien se especializó en la técnica artística del mosaico creando una escuela con numerosos seguidores que dejaron su huella en no menos sepulturas del cementerio egarense, entre ellos Ramón Fonollosa, Cristóbal Picón, Fernando Plaja o Rossend Gibert. A Padrós se debe, entre otros trabajos, el diseño de la fachada principal de la capilla del cementerio egarense, que data de 1946 y refleja el rostro de Cristo. Los mosaicos instalados en los laterales del templo, que ilustran a los ángeles del juicio final, son obra de Lluís Bru.

Iniciado en la pintura, el artista egarense llegó hasta el mosaico en 1947, tras pasar una temporada en Venecia, Roma y Rávena, aunque algunos sostienen que su arte bebió también de la tradición romana paleocristiana que, en Terrassa, reside en el conjunto histórico de la Seu d’Ègara. Lo que si parece clara es la influencia novecentista ejercida por Eugeni d’Ors, quien elogió la obra de Padrós, que se halla diseminada por gran parte del mundo (España, India, Estados Unidos, Suiza). Entre esos trabajos destaca la cúpula que el artista diseñó para el Valle de los Caídos y los mosaicos diseñados para la abadía de Montserrat, la capilla de la Escola Pia de Terrassa o la Font de Sant Nebridi de las iglesias de San Pedro.

Pero volviendo a la exposición, el trabajo de Padrós convive con el de sus discípulos, dos de los cuales se independizaron formando su propio taller en 1958 (Antonio Martínez y Fernando Plaja). En esos trabajos se pueden observar diversas temáticas, entre las que llama especialmente la atención los diseños inspirados en paisajes, con la sierra de Montserrat y el macizo de Sant Llorenç como protagonistas. Ángeles, crismónes y otros símbolos religiosos completan las temáticas de esos mosaicos que permanecen anónimos a la espera de ser descubiertos por quienes consideramos los cementerios como un lugar de paseo y relajación espiritual, y no sólo como un depósito de restos humanos.