Archivo de la etiqueta: Castillo-Cartuja

La Creu Gran, marca de fe y territorio

DSC03755La reconquista de la península por los cristianos conllevó también la necesidad de dejar su impronta para “marcar” territorios como ganados para la fe católica. Y de ahí, que junto a la masiva construcción de templos y otras edificaciones religiosas, muchos caminos de acceso a villas y ciudades se señalaran con cruces de término.

En el Reino de Aragón, al que se vinculaba Catalunya, era costumbre erigir ese tipo de cruces como conmemoración de fechas o acontecimientos, o simplemente a modo de testimonio de piedad cristiana. Tenían un uso territorial pues solían marcar el límite de un municipio, pero también de fomento de la religión católica, especialmente dirigido a los viajeros que circulaban por los caminos de los distintos reinos y feudos. En un principio, esos crucifijos eran  sencillos monumentos, pero con el tiempo acabaron siendo elaboradas por maestros canteros que las transformaron en auténticas obras de arte gótico y renacentista.

La Creu Gran de Terrassa correspondería a este tipo de monumentos y se supone que marcaba el límite entre la villa medieval de Terrassa y el antiguo pueblo de Sant Pere, lugar del primer asentamiento humano -la ciudad ibera de Egosa y posterior Ègara romana– que dio origen a la ciudad.

En la actualidad en el emplazamiento se halla una réplica de dicha cruz, pues ésta fue destrozada en 1936. No obstante en el Museo de Terrassa (Castillo Cartuja de Vallparadís) se pueden contemplar los fragmentos originales, que fueron recogidos por los vecinos, permitiendo su restauración.

La Creu Gran (Cruz Grande) original es un ejemplo del gótico tardío y representa en uno de sus lados la figura del Cristo crucificado y en el otro la del Dios entronizado. Asimismo, a un lado del crucero aparece la figura de la Virgen y San Juan, y al otro, los símbolos de los evangelistas, mientras que en el nudo aparecen varios personajes entre los que destaca el arcángel San Miguel matando al dragón.

La cruz actual se erige sobre una fuente de cuatro caños metálicos que imitan medusas y que fue inaugurada en 1844 como abrevadero.

Vallparadís, el Central Park de Terrassa

DSC03674La transformación de los torrentes de Vallparadís, Monner y Les Ànimes en lo que hoy es el gran parque central de Terrassa ha supuesto, sin duda, el proyecto urbanístico de mayor relevancia tras el derribo de las antiguas murallas y la primera gran planificación de la ciudad. La ubicación de dichos torrentes en un nivel inferior al suelo urbano ha resultado clave para su supervivencia. Si dicha orografía fue antaño un puntal para la seguridad de los primeros asentamientos de población, significó posteriormente el gran problema de la ciudad para su cohesión territorial, al verse dividida por esta gran “falla” insalvable, que separaba el antiguo pueblo de Sant Pere de la Terrassa surgida en torno al palacio medieval hoy desaparecido. La construcción del puente del paseo permitió el crecimiento de la ciudad al salvar el gran torrente de Vallparadís, que seguía siendo un espacio salvaje en mitad de la ciudad. Seguir leyendo Vallparadís, el Central Park de Terrassa

La Muntanyeta, concepto polivalente en Vallparadís

DSC03212Echando un vistazo a otras obras desarrolladas por el estudio Q d’Arquitectura se percibe claramente su gusto por las volumetrías cúbicas; el concepto limpio y rectilíneo, sencillo y funcional, tal vez inspirado en el racionalismo y en las teorías de la corriente más influyente en la arquitectura contemporánea, la Bauhaus. El proyecto de La Muntanyeta no es una excepción en lo que se refiere a la propuesta formal hecha en su día por dicho estudio, pues precisamente destaca por ser un edificio de formas rectangulares que resalta por su ubicación en la cima de una colina con vistas al lago artificial del tramo sur del parque de Vallparadís. Seguir leyendo La Muntanyeta, concepto polivalente en Vallparadís