Archivo de la etiqueta: Almacén

Almacén Ventalló i Tusell

En la calle Puig Novell se halla el Registro de la Propiedad de Terrassa, un edificio que fue creado en el año 1893 como almacén de venta de productos textiles para la firma Ventalló i Tusell. Conocido también como Almacén Alfons Sala, otro de sus insignes propietarios, este edificio monumental es obra del prolífico arquitecto Lluís Muncunill i Parellada. El Almacén Ventalló i Tusell se inscribe dentro de la corriente historicista y se caracteriza por sus elementos eclécticos entre los que predominan los de inspiración neoclásica. Seguir leyendo Almacén Ventalló i Tusell

Almacén Joan Fontanals

Acceder al interior del antiguo Almacén Joan Fontanals es un viaje al pasado modernista de Terrassa. Tras cruzar el umbral de este edificio del Camí Fondo accedemos a un universo de tonos ocres en los que la forja típicamente modernista adquiere todo el protagonismo. Y es que la actividad comercial que hoy en día acoge este edificio singular ha sabido adaptarse y sacar provecho de su esencia modernista, manteniendo intactos los elementos que le han dado renombre. Seguir leyendo Almacén Joan Fontanals

Almacén Corcoy, piel renovada

DSC00270En el año 1914 el industrial catalán Jaime Corcoy Guinart decidió trasladar la sede central de su industria lanera a Terrassa, manteniendo en la localidad gerundense de Ripoll las instalaciones destinadas al lavado de la lana. En la decisión del fabricante tuvo mucho que ver el hecho de que Terrassa era ya por entonces uno de los principales centros textiles del país y, como tal, la plataforma perfecta para la expansión que tenía prevista para su empresa. Así, se sumó a otros tantos empresarios que optaron por construir almacenes más o menos ostentosos en los que exhibir el género a posibles compradores que, por aquel entonces, llegaban en masa a la ciudad. Para el suyo, eligió uno de los emplazamientos más habituales, al final de la floreciente calle del Nord, y concretamente en la plaza dedicada por la ciudad a Mossèn Jacint Verdaguer. Allí erigió un edificio, muy próximo al que el industrial Joaquim Alegre mandó construir en la vecina Placeta de Saragossa, y con el que guarda semejanzas arquitectónicas evidentes.

Seguir leyendo Almacén Corcoy, piel renovada

Gran Hotel Peninsular, lujo para viajantes

hotel-peninsularPensando en los viajantes de comercio llegados a Terrassa por la fama de sus paños textiles, se promovió la construcción del Gran Hotel Peninsular, edificio que hoy forma parte de la ruta del modernismo industrial y del que se conserva su fachada, aunque se han perdido la mayor parte de los elementos de interés histórico del interior. Seguir leyendo Gran Hotel Peninsular, lujo para viajantes

Almacén Salvans

DSC00108

Lo prometido es deuda. Dije que os contaría la verdadera historia de “la iglesia del dinero” y aquí la tenéis: Tras la horrenda fachada que actualmente da acceso a una entidad bancaria se esconde, en realidad, un almacén de comercio textil correspondiente a los primeros tiempos de la edad de oro de Terrassa, la de la industrialización textil. Un modesto almacén, ni siquiera uno de los de mayor renombre por sus valores arquitectónicos, aunque se trata de un ejemplo de importancia para los amantes de la historia de la arquitectura industrial modernista. Y es que los expertos lo señalan como el edificio en el que el ilustre arquitecto Lluís Muncunill introdujo por primera vez elementos del estilo modernista que posteriormente definiría la mayor parte de su obra, concretamente el uso de elementos cerámicos y la rotulación del edificio, actualmente desaparecida.DSC00100

El Almacén Salvans, fue construido en el año 1901 como un edificio de carácter industrial, consistente en una alargada nave rectangular con fachada a dos calles, la del Paseo, que se mantiene más o menos intacta, y la de la calle Nou de Sant Pere, que la entidad bancaria con sede en el mismo forró con cristal oscuro, amén de otros elementos digamos discutibles.

En su planteamiento es una obra superlativa, tanto por lo estilizado de su planta, como por el concepto aplicado a sus puertas y ventanas, también muy alargadas. De este modo se establece un curioso contraste entre la verticalidad acentuada de las grandes ventanas que adornan la marcada horizontalidad de la gran fachada lateral. Dicha fachada va a morir en una tercera fachada que mantiene una puerta rectangular de dos hojas, alta y estrecha.

Consta este almacén de dos plantas separadas claramente por la línea de imposta, que apunta ese trazado horizontal al igual que lo hace la línea de cornisas. La construcción tiene un zócalo de ladrillo visto y paredes de mampostería común con mortero enmarcadas por pilastras e impostas de ladrillo formando recuadros. El remate superior forma una cornisa de ladrillo y friso de cerámica blanca y azul. Son interesantes los vierteaguas de las aberturas, de ladrillo ron, así como la tortugada de cerámica del tejado. Las ventanas aparecen ciegas con paneles cerámicos de color amarillo y negro, según se describe en la Vikipèdia.

Almacenes Torras, el sueño de un sastre

DSC02601Los Almacenes Torras nacieron vinculados al floreciente comercio terrassense y en la actualidad el edificio que los albergaba sigue fiel a este sector, aunque orientado a la hostelería. Este edificio modernista fue construido en 1914 por el arquitecto municipal Melcior Vinyals en un solar resultante del derribo de tres casas del final de la calle de Sant Pere. Fue encargado por un sastre de Olesa de Montserrat llamado Pere Torras i Obiols, quien puso en marcha el único almacén textil de la ciudad dedicado a la venta al detall (lo habitual era que todos los almacenes se dedicaran a los mayoristas). Es por ello que durante años también fue conocido como Cal Sastre d’Olesa.

Seguir leyendo Almacenes Torras, el sueño de un sastre

Almacén Pasqual Sala, monumentalidad novecentista

DSC03646Siempre pensé que el edificio señorial que actualmente acoge a la Confederación de Empresas (CECOT) en Terrassa parece surgido de cualquiera de las novelas de Agatha Christie; el escenario ideal para una reunión de extravagantes personajes cuyas vidas son moneda de cambio para un gran misterio. Y todo ello por su aire de antiguo caserón no exento de cierta megalomanía, pero también por el aspecto que cobra durante las oscuras noches de invierno, especialmente cuando la luna emerge entre las nubes, por encima de su gran cúpula gris.

Seguir leyendo Almacén Pasqual Sala, monumentalidad novecentista