Archivo de la categoría: Historia

El Castillo Palacio de Terrassa

En otra entrada os he hablado de la Torre del Palau, vestigio de la ciudad medieval de Terrassa. Dicha torre, según parece, formaba parte de un recinto amurallado desaparecido que incluía asimismo un pequeño Castillo Palacio, residencia de los gobernantes que estaban a cargo de la ciudad en vasallaje del conde de Barcelona. Dicho castillo fue derruido en 1891 para ampliar la actual Plaça Vella y con él desapareció un importante trozo de historia de la ciudad. Sin embargo, en el Museu de Terrassa se conservan unos pocos elementos arquitectónicos que hablan de su esplendor. Seguir leyendo El Castillo Palacio de Terrassa

Anuncios

Catedral de Terrassa 3. El templo original

En las dos entradas publicadas anteriormente sobre la Catedral de Terrassa os he hablado de las reformas más modernas, centrándome más en el aspecto externo del templo. Con este post cierro capítulo en torno a la Seo, describiendo su arquitectura original y primera reforma, y abordando aspectos del interior, tanto arquitectónicos como escultóricos. Seguir leyendo Catedral de Terrassa 3. El templo original

Parc de desinfecció

El Parc de desinfecció (parque de desinfección) es un edificio público de curiosa historia y no menos curiosa arquitectura. Concebido por el arquitecto Josep Maria Coll i Bacardí, a simple vista, recuerda una especie de capilla circular, aunque sus funciones nada tienen que ver con lo religioso. Cuenta con una planta en forma de abanico y sus principales señas de identidad son los arcos apuntados que presiden la parte superior de su fachada y sus originales ventanas en forma ovalada, que permitían dotar al edificio de una gran iluminación junto con un techo dotado de buhardillas, que hacen el efecto de un gran lucernario. Seguir leyendo Parc de desinfecció

Terrasa, ciudad amurallada

DSC00740Algunos historiadores locales afirman que el nombre de Terrassa procede de la desaparecida villa medieval Castrum Terracia, desde la que el rey de turno, a través del noble local, ejercía su vasallazgo en el territorio vallesano. Se ha documentado también la existencia de una muralla que daba cobijo a los habitantes de dicho castrum, cuyo término incluía también numerosas masías extramuros. La villa medieval de Terrassa se limitaba tan solo al  espacio circundado por el actual Raval de Montserrat, las calles Unió y Forn, la calle del Vall, la de la Església y la calle Gavatxons.  La actual  Plaça Vella, era el foro de la villa y se ubicada en el extremo oriental del recinto amurallado. En ella se ubicaban, entre otros edificios, la iglesia y el Castillo-Palacio que dio nombre a la ciudad. Seguir leyendo Terrasa, ciudad amurallada

Iglesia de San Pedro. Seu d’Ègara

DSC02482La iglesia de San Pedro es la más grande de las tres que conforman el conjunto monumental de la Seu d’Ègara. La encontramos a nuestra izquierda nada más entramos al recinto histórico. Su arquitectura románica es muy austera y define un templo construido en una única nave alargada que finaliza en un ábside con tres lóbulos y un transepto que corresponden a la época prerrománica (siglos IX y X. La nave es del siglo XII). La puerta que da acceso a la iglesia se sitúa en uno de los muros laterales de la nave, es de una gran sencillez y aparece enmarcada por cuatro arquivoltas lisas. Por encima de ésta, la fachada dispone una cornisa con un friso escultural sostenido por ménsulas en forma de cabezas humanas. Otro elemento que hallamos en la alargada fachada son dos grandes ventanales situados a ambos lados de la puerta, a través de los que se ilumina el interior del templo. Éstos y las tres ventanas del ábside son los únicos puntos de luz natural con que cuenta la gran nave, cubierta por una bóveda de cañón. Seguir leyendo Iglesia de San Pedro. Seu d’Ègara

Pont de Sant Pere, el nexo entre las “dos Terrasses”

2 Foto 05
Imagen de 1900 / Ragon-AMAT

El origen de la ciudad de Terrassa está, por un lado, en la villa medieval que creció junto al Castillo-Palacio del mismo nombre y, por otro, en el poblado íbero de Egosa,  que dio origen al obispado y villa de Ègara, cuyo legado es el conjunto monumental de las iglesias visigótico-románicas de Sant Pere o Seu d’Ègara.  Ambos núcleos de población estaban separados por lo que hoy es el Parque de Vallparadís, un torrente de gran profundidad que aislaba al pueblo de Sant Pere de los antiguos caminos reales por donde transcurrían comercio y viajeros. Seguir leyendo Pont de Sant Pere, el nexo entre las “dos Terrasses”

La Creu Gran, marca de fe y territorio

DSC03755La reconquista de la península por los cristianos conllevó también la necesidad de dejar su impronta para “marcar” territorios como ganados para la fe católica. Y de ahí, que junto a la masiva construcción de templos y otras edificaciones religiosas, muchos caminos de acceso a villas y ciudades se señalaran con cruces de término.

En el Reino de Aragón, al que se vinculaba Catalunya, era costumbre erigir ese tipo de cruces como conmemoración de fechas o acontecimientos, o simplemente a modo de testimonio de piedad cristiana. Tenían un uso territorial pues solían marcar el límite de un municipio, pero también de fomento de la religión católica, especialmente dirigido a los viajeros que circulaban por los caminos de los distintos reinos y feudos. En un principio, esos crucifijos eran  sencillos monumentos, pero con el tiempo acabaron siendo elaboradas por maestros canteros que las transformaron en auténticas obras de arte gótico y renacentista.

La Creu Gran de Terrassa correspondería a este tipo de monumentos y se supone que marcaba el límite entre la villa medieval de Terrassa y el antiguo pueblo de Sant Pere, lugar del primer asentamiento humano -la ciudad ibera de Egosa y posterior Ègara romana– que dio origen a la ciudad.

En la actualidad en el emplazamiento se halla una réplica de dicha cruz, pues ésta fue destrozada en 1936. No obstante en el Museo de Terrassa (Castillo Cartuja de Vallparadís) se pueden contemplar los fragmentos originales, que fueron recogidos por los vecinos, permitiendo su restauración.

La Creu Gran (Cruz Grande) original es un ejemplo del gótico tardío y representa en uno de sus lados la figura del Cristo crucificado y en el otro la del Dios entronizado. Asimismo, a un lado del crucero aparece la figura de la Virgen y San Juan, y al otro, los símbolos de los evangelistas, mientras que en el nudo aparecen varios personajes entre los que destaca el arcángel San Miguel matando al dragón.

La cruz actual se erige sobre una fuente de cuatro caños metálicos que imitan medusas y que fue inaugurada en 1844 como abrevadero.