Enric Catà i Catà

1200px-Enric_Catà_2013-08-14_07-37La aportación a Terrassa de este arquitecto barcelonés es la reforma del Teatre Principal, acometida en 1911, que constituye uno de los edificios modernistas más hermosos que se conservan en la ciudad. Nacido en Sant Feliu de Llobregat en 1878 y fallecido en Barcelona en 1937, su relación con Terrassa es temprana, ya que cursó sus primeros estudios en los Escolapios de Terrassa. Sin embargo se trasladó a Barcelona para completar su formación, primero con sus estudios de bachillerato y posteriormente, en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, donde en 1903 obtuvo el título de arquitecto presentando como proyecto final de carrera una escuela de artes y oficios.

Su actividad profesional se desarrolló casi íntegramente vinculada al Ayuntamiento de Arenys de Munt, del que fue arquitecto municipal desde 1917 y hasta el día de su fallecimiento. Para ese municipio redactó el Plan General de Urbanización de 1932 y diversos proyectos de edificios, como la escuela Sant Martí, la Casa Can Pau Bernadó o las lavanderías públicas.

Pero también colaboró en la redacción de proyectos importantes con otros arquitectos; entre ellos el gran modernista Lluís Domènech i Montaner. Fruto de esas colaboraciones fue su participación, junto a Eugenio Cendoya y Pere Domènech i Roura en la que se considera su obra cumbre: el Palacio Nacional de Montjuic, uno de los emblemas de la ciudad de Barcelona, de estilo clasicista y hoy sede del Museu Nacional de de Arte de Catalunya. Asimismo colaboró junto a Francesc Nebot, Pere Domènech i Roura, Félix de Azúa, Antoni Darder y el citado Cendoya en el proyecto de urbanización de la barcelonesa Plaza de Catalunya.

También fruto de una colaboración, en este caso con Francesc Guàrdia i Vial, fue la citada reforma del Teatre Principal de Terrassa, de la que se ha perdido parte tras la posterior rehabilitación a que sometió el edifico Josep María Coll i Bacardí.

Otras obras suyas son el Puente Mayor y el Teatro Albéniz de Girona (1922), la reforma del Casino España de Portbou (1923) o el Grupo Escolar de Palamós (1925), así como muchas viviendas burguesas de Barcelona actualmente desaparecidas.

Catà, además ejerció asimismo como profesor de la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona durante más de 25 años, primero como profesor auxiliar (1903) y después como catedrático de geometría descriptiva (1918).

Arquitectura e interiorismo en Terrassa

A %d blogueros les gusta esto: