Sonrisas exagonales

El estudio de arquitectos Picharchitects planteó en su día para la Escuela Infantil Somriures una propuesta plástica y pragmática que recuerda en su aspecto formal a un hangar por la cubierta de formas parabólicas que preside el pasillo central del conjunto arquitectónico. El proyecto, desarrollado en el año 2007 bajo promoción municipal, distribuye un edificio concebido en dos cuerpos de planta baja unidos por un espacio central. En uno de esos cuerpos están ubicadas las aulas del centro, que se comunican visualmente con el patio para favorecer su accesibilidad y la entrada de luz natural. En el otro se hallan espacios de usos múltiples para la guardería.

El espacio intermedio que comunica ambos cuerpos sirve de acceso al centro educativo y constituye a la vez un amplio vestíbulo con espacio suficiente para actividades interiores. Su cubierta, que en el aspecto formal recuerda a los arcos parabólicos propios del modernismo, constituye uno de los elementos singulares de este edificio, no solo por su forma sino también por su cubrimiento con chapa metálica, lo que acentúa esa idea antes mencionada del hangar. Su forma curva se favorece tanto la ventilación como la iluminación de ese gran espacio.

Y siguiendo con esa idea de singularidad, el equipo de arquitectos optó por un sistema de fachada ventilada que proporciona al centro un buen comportamiento bioclimático, tal y como destacan los arquitectos en su descripción del proyecto. Dicho sistema, ideado por Ulma Hormigón Polímeros, mejora el comportamiento de los edificios impidiendo los puentes térmicos y esto se traduce en un importante ahorro energético que completa todos los requisitos de sostenibilidad medioambiental, según se señala desde dicha compañía.  Se consigue con el ensamblaje de diversas placas exagonales que, a su vez, permitieron jugar con distintos colores y, de esta manera, dotar al edificio de personalidad. En esta ocasión, al parecer, se planteó el cubrimiento de las paredes como si se tratase de un seto en el horizonte, con la intención de crear un símil con la naturaleza circundante.

La Escuela Infantil Municipal Somriures pertenece al Ayuntamiento de Terrassa. Se inauguró en noviembre de 2007 y está situada en el barrio de Torressana, en una zona muy tranquila y ajardinada, muy cerca de la estación de la Renfe Terrassa-Est. Acoge a niños de entre 4 meses y 3 años, y actualmente tiene una capacidad de 101 plazas distribuidas en un total de 7 estancias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s