Piedra y ladrillo

Durante esta oscura etapa de la historia reciente de nuestro país bajo la dictadura del general Franco, los dirigentes fascistas promovieron un tipo de arquitectura monumentalista que pretendía revivir los fastos pretéritos de reyes memorables. Muchos arquitectos de la época tomaron la inspiración del arquitecto del siglo XVI Juan de Herrera para edificar edificios suntuosos que recordaban obras como El Escorial. Otros pusieron sus ojos en el trabajo desarrollado en el siglo XVIII por Juan de Villanueva. El Madrid de los Austrias como referencia para una renovada arquitectura que dejaría su impronta en la capital española, pero que también trascendería al resto del territorio.

El reflejo de esa tendencia no solo se plasmó en edificios monumentales de uso público, sino que fue adoptado también por muchas edificaciones de uso privado, en contraposición a la fría y deshumanizada arquitectura popular fascista. Surgieron así innumerables edificios caracterizados por una piel de ladrillo visto enmarcado por bandas de piedra artificial que imitaban la roca caliza difíciles de encajar dentro de un estilo académico. Monumentalismo academicista, Barroco clasicista italianizante, historicismo, eclecticismo… son algunas de las etiquetas que se podrían aplicar a esos edificios de los que podría ser un ejemplo destacado el Edificio España de Julián Otamendi (1953).

Pretendo aquí hacer un pequeño homenaje a esa manera de construir que dejó en Terrassa un buen número de viviendas; una forma de construir que se alejaba del concepto de la arquitectura industrial modernista, donde el ladrillo visto adquiría un protagonismo casi total, para acercarse más a esa interpretación de Villanueva, que casi merecería un nombre propio. Paseando por la ciudad podemos encontrar muchos ejemplos de ese “estilo arquitectónico”, en el que hallamos una parte de la fachada donde el protagonista es el ladrillo rojo visto. Un concepto en el que se busca el contraste de ese ladrillo mediante el uso de piedra caliza (o su simulación, según los casos) para resaltar las aberturas de las fachadas o perfilar aristas.

Hallamos esos ejemplos en el edificio de viviendas situado en el número 1 de la calle Major, que forma parte del inventario municipal. Pero también en otros situados a lo largo y ancho de la ciudad y que podéis contemplar a continuación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s