Casa de Maria Viñas i Oliver

El relieve que preside el portal de entrada fue el elemento que captó mi atención sobre este edificio, situado en el número 197 de la Rambla d’Ègara. En mi búsqueda cotidiana de elementos arquitectónicos curiosos me sorprendió esta figura acostada que, después supe que se trata de una alegoría del dios Mercurio. Desconocía yo que estaba ante uno de esos edificios protegidos como Bien Cultural de Interés Local (BCIL) por su factura simple y anodina. Aunque con esa información y una observación más detallada, comienzas a ver elementos que puedes situar dentro de la corriente más lineal y racionalista del art-decó.

dsc02078

El edificio en cuestión se conoce como Casa de Maria Viñas i Oliver o Casa Mas (por Antoni Mas i Muntanyà, quien la mandó construir) y, efectivamente, se inscribe dentro del estilo racionalista. Se construyó en 1941 bajo los planos del arquitecto Ignasi Escudé i Gibert, siguiendo una propuesta formal basada en la simetría con formas muy planas que siguen postulados del Art-déco. Es un edificio situado entre medianeras, que consta de planta baja y dos pisos.

La planta baja se separa de los pisos superiores por una línea de imposta delimitada mediante rectilíneas molduras, elemento decorativo que se utiliza también para enmarcar el portal, cuyas jambas aparecen ligeramente en diagonal para introducir dicho portal dentro de la fachada. Dos grandes oberturas de formato cuadrado que corresponden a sendos establecimientos comerciales flanquean la puerta, que es el único elemento ornamental, junto con el citado relieve que la corona. Elaborada en metal, su diseño evoca también el art-déco  y destacan las estrellas doradas incrustadas en la cuadrícula que sustenta el cristal. La piel de este tramo de fachada aparece recubierta por placas de mármol.

dsc02077

En cuanto a los pisos superiores, la principal característica es la sencillez de sus aberturas, que aparecen unidas de dos en dos mediante una especie de panelado de baldosas rectangulares que constituyen el único y espartano ornato. Esa cuadrícula sigue el mismo juego en las jambas exteriores de las cuatro ventanas, que aparecen redondeadas, rompiendo un tanto el efecto plano que produce la fachada. Finalmente, concluye con un alero que se sustenta sobre pequeñas ménsulas.

En cuanto al relieve, es obra del escultor Carlos Armiño Gómez, artista de origen malagueño, que obtuvo el título de profesor de dibujo de la ciudad de Terrassa en 1931, donde había llegado emigrado con parte de su familia y donde halló una gran acogida por parte del colectivo de artistas locales, según señala Miguel Bernat Armiño en una breve biografía del escultor. Armiño, que huyó a Francia durante la Guerra Civil, regresó a Terrassa donde su título había dejado de tener vigencia y donde sobrevivió dando clases particulares de escultura y ejecutando trabajos como el que podemos contemplar en este edificio. Junto a su amigo el pintor Isidre Ódena, abrió un estudio donde creó su obra hasta que su título de profesor de Dibujo es finalmente restituido y fue destinado a Tortosa.

dsc02079

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s