Chimenea Aymerich, Amat i Jover

s4_p
imagen extraída de http://www.xtec.cat

La chimenea del Vapor Aymerich, Amat i Jover tal vez sea la más hermosa de cuantas pueden visitarse en Terrassa. Y es que, pese a su prosaica función de tubo de extracción de humos, es de las pocas que contienen algunos elementos ornamentales que matizan la monotonía del ladrillo rojo. Posiblemente su autor, el insigne Lluís Muncunill, quiso que este elemento funcional no desmereciera el conjunto de la fábrica que diseñó a principios del siglo pasado y que es tenida por la obra más emblemática de la industria lanera catalana.

Por su emplazamiento y su altura es un elemento muy visible desde la Rambla d’Ègara. Se alza en un extremo del patio del antiguo vapor que hoy acoge la sede del Museo de la Ciencia y de la Técnica de Catalunya. Patio que permanece abierto al público casi todos los días gracias a la existencia de un bar con terraza. Desde ahí es posible contemplar la esbeltez del fumeral, que contrasta con las onduladas formas del edificio. Su fuste tiene forma troncocónica y se eleva hasta los 35 metros de altura con un diámetro de 3 a 2 metros. Se asienta sobre una base que tiene forma ochavada y aparece adornada con arcos ciegos y molduras. Y está coronada con collarines de diferentes anchuras, adornados con cerámica esmaltada. Asimismo, nueve bridas de hierro afirman su contorno en la parte alta del fuste.

Fue construida en 1908 por el maestro de obras Baltà Comelles, siguiendo el criterio marcado por Muncunill, y restaurada en 1993. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s