Francis, la autenticidad como materia prima para el interiorismo

DSC00050A veces, inventar no es todo en la decoración de interiores. Basta con mantener la esencia de un local. El actual gusto por lo vintage ha revalorizado muebles y objetos de diseño que realzan la puesta en escena de un sinfín de espacios públicos y domésticos. No es de extrañar por ello que lo que se diseñó en el pasado hoy siga vigente. La autenticidad es en sí misma el valor principal en ese caso. Ejemplos los tenemos afortunadamente por todas partes, aunque cada vez menos. Y en Terrassa uno de ellos podría ser una modesta tienda de complementos del vestir que ha pervivido desde su origen, manteniendo prácticamente intacta toda su esencia. 

Su decoración fue concebida en 1948 por uno de los carpinteros afamados de la época, siguiendo los preceptos de un tardío art-decó. Maderas nobles con formas redondeadas y gran sobriedad en el planteamiento fueron los preceptos seguidos para la construcción de los principales elementos de la tienda, que hoy en día siguen siendo el sello del establecimiento. Fundado por Francesca Codina, abuela de Marta, la actual propietaria, Francis comercializaba productos de perfumería y mercería. Tal vez por ese motivo, los anaqueles de madera se alternan con las vitrinas, más orientadas a productos selectos, como las esencias y aromas. Con el tiempo, el objeto comercial de este establecimiento ha ido cambiando hasta centrarse en los complementos de moda.

La tienda posee unas dimensiones muy reducidas al ceñirse a lo que antaño se conocía como un casal. Ya su propia fachada nos anuncia el estilo decorativo que hallaremos en el interior. Sus escaparates, elaborados en madera tallada acentúan el carácter próximo al novecentismo que tanto marcó la idiosincrasia de Terrassa a principios del siglo XX.

Traspasado ese umbral, en el interior un sobrio mostrador de madera labrada rematado por un expositor de cristal preside el espacio. Tres lámparas de inspiración modernista lo iluminan, acentuando el estilo pretérito de este local. El conjunto se completa con una gran vitrina de exposición igualmente concebida en madera decorada, y con una estantería apoyada por otra pequeña vitrina, que sirve de fondo al mencionado mostrador.

Si nos abstraemos de los elementos contemporáneos, el entorno nos traslada irremisiblemente a un pasado no demasiado lejano marcado por la opulencia y el buen gusto ¿Para qué construir algo nuevo cuando contamos con autenticidad como materia prima?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s