Homenaje al hoquey terrassense

Terrassa cuenta con dos esculturas que recuerdan que la ciudad fue subsede de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. De una ya os hablé hace un tiempo, La Llama de Bach Esteve, que fue un homenaje póstumo. Esta fue una donación del  Comité Olímpico Internacional  para conmemorar la designación de Terrassa como sede olímpica de las pruebas de hoquey. Es por ello un símbolo de especial relevancia para los terrassenses, no tanto por rememorar un hecho histórico como por ser un homenaje al deporte enseña de la ciudad, pues no en vano Terrassa se distingue por ser una de las primeras ciudades del Estado donde arraigó el hoquey y hoy en día se precia de seguir siendo una de las principales potencias en esta disciplina deportiva, con numerosos jugadores y jugadoras que nutren a la selección española en competiciones internacionales.

La estatua en cuestión se ubica ante el que fue el estadio olímpico de Terrassa, en la actualidad campo del Terrassa Futbol Club. Es obra de la escultora Rosa Serra y reproduce la figura de un jugador de hoquey en posición de jugada realizada en bronce. Tiene unas dimensiones de 1,70 metros de alto por 2 de ancho y 70 de fondo, y fue inaugurada con motivo de la Diada de Catalunya (11 de septiembre) de 1993 ante la presencia del entonces presidente del Comité Olímpico Internacional, Joan Antoni Samaranch.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s