Edificio Gaia, como hecho con tiras de papel

DSC00015Un tanto escondido detrás del Auditorio Municipal encontramos el Edificio Gaia de la Universitat Politècnica de Catalunya; una edificación construida en 2013 exclusivamente para la actividad de investigación e innovación tecnológica, y financiada por el Ministerio de Economía y Competitividad y por los fondos FEDER de la Unión Europea.

Para una infraestructura que había de aportar a Terrassa cierto prestigio en el campo científico, la Universitat, a través de concurso público, optó por un edificio de líneas geométricas, visualmente sencillo pero con cierta distinción. Nada nuevo bajo el sol en realidad, pero sí un ejemplo de moderna arquitectura digno de sumarse a las nuevas ejecuciones con que se ha dotado la ciudad en los últimos años.

El trabajo fue desarrollado por el gabinete de arquitectura barcelonés Mestura Arquitectes, que lamentablemente no ha respondido a mi solicitud de información sobre el proyecto (la escasa información que os facilito procede de su página web y de otros sitios de Internet).

El planteamiento inicial de los creadores de este edificio parece ser su servilismo a los usos que había de asumir, centrando su propuesta formal en aspectos pragmáticos, más que en criterios estéticos, de manera que el resultado fuera un edificio con cierta personalidad pero no emblemático por su aspecto externo. Así se deduce de lo afirmado por Mestura Arquitectes en la pequeña memoria descriptiva que exhibe en su sitio web:

“Un centro de investigación requiere por su especificidad funcional unas líneas de actuación concretas que potencien el intercambio de la información. A la producción de todo sistema de investigación ha de contribuir un diseño arquitectónico donde estén implicados todos los agentes principales, instituciones, investigadores, educadores, gerencia, técnicos, etc., De este modo los objetivos de servicio, calidad y producto investigado, se aúnan y la arquitectura se convierte en referencia neutral y equilibrada”.
El edificio Gaia acoge un centenar de investigadores procedentes de diversos países, y a seis grupos de trabajo que investigan en los ámbitos de las energías renovables, la biotecnología, los láseres, la electrónica, la robótica y la biología orientada a la industria. Para acoger toda esa actividad científica se ideó un edificio de dos volúmenes que ocupa una superficie total de 5.000 metros cuadrados.

Formalmente esa volumetría plantea una figura desdoblada en dos cuerpos longitudinales de diferente altura unidos por una planta baja transversal a modo de vestíbulo y espacio polivalente. El estudio ejecutor del proyecto habla de un edificio “isotrópico” en su planteamiento global de fachadas y de homogeneidad en la distribución interior del centro, basada en la articulación e interrelación de accesos, núcleos e itinerarios”. La “piel” del edificio se construye gracias a elementos verticales que confieren relieve a la propuesta sencilla de fachada y establecen un caprichoso juego de movilidad aparente mediante su inclinación variable; un efecto óptico que evoca una construcción hecha a partir de tiras de papel, que permite dar cierta actitud orgánica a un bloque que resultaría excesivamente racional sin este tipo de revestimiento. También destaca el concepto modular de los espacios con la finalidad de “permitir la sustitución y adaptación a nuevos requerimientos del programa”.

Anuncios

Un pensamiento en “Edificio Gaia, como hecho con tiras de papel”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s