Almacenes Torras, el sueño de un sastre

DSC02601Los Almacenes Torras nacieron vinculados al floreciente comercio terrassense y en la actualidad el edificio que los albergaba sigue fiel a este sector, aunque orientado a la hostelería. Este edificio modernista fue construido en 1914 por el arquitecto municipal Melcior Vinyals en un solar resultante del derribo de tres casas del final de la calle de Sant Pere. Fue encargado por un sastre de Olesa de Montserrat llamado Pere Torras i Obiols, quien puso en marcha el único almacén textil de la ciudad dedicado a la venta al detall (lo habitual era que todos los almacenes se dedicaran a los mayoristas). Es por ello que durante años también fue conocido como Cal Sastre d’Olesa.

Su ubicación en la confluencia entre las calles Sant Pere y La Rasa, en un solar que conforma una planta triangular con chaflán redondeado, permitió al arquitecto soltar su imaginación y acentuar el vértice redondeado de dicho solar, ubicando en él la fachada principal, como si de la proa de una embarcación se tratase. Allí se concentran los principales elementos ornamentales del edificio, empezando por el balcón y el ventanal principales. Los accesos al mismo, no obstante, se ubican en las fachadas laterales.

Fue proyectado en planta baja y piso, siguiendo las necesidades marcadas por el propietario del inmueble; esto es, la planta baja para uso comercial y la primera planta como residencia. Ambos cuerpos se diferencian exteriormente por la gran balconada que recorre toda la fachada, trazando una gran franja divisoria mediante su baranda de forja. La planta baja, no exenta de ornamentación, se diferencia de la parte alta del edificio por ser mucho más sobria.

Los ventanales de la planta destinada a almacén han sido restaurados a lo largo de su historia, siguiendo las necesidades de los sucesivos comercios que ha acogido este inmueble declarado Bien Cultural de Interés Local (BCIL), pero han respetado su idiosincrasia originaria. Mantienen la cenefa de trencadís que separa los escaparates del solado de la planta superior.

En el caso del primer piso, las ventanas  conservan toda la decoración original, ornamentación que resalta especialmente el ángulo del edificio con un gablete con molduras que enmarca un gran relieve floral que incluye el símbolo de Hermes, el dios del comercio, y el año de ejecución de la obra. Dos pináculos flanquean este pequeño frontón que remata una fachada decorada con estuco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s