Vallparadís, el Central Park de Terrassa

DSC03674La transformación de los torrentes de Vallparadís, Monner y Les Ànimes en lo que hoy es el gran parque central de Terrassa ha supuesto, sin duda, el proyecto urbanístico de mayor relevancia tras el derribo de las antiguas murallas y la primera gran planificación de la ciudad. La ubicación de dichos torrentes en un nivel inferior al suelo urbano ha resultado clave para su supervivencia. Si dicha orografía fue antaño un puntal para la seguridad de los primeros asentamientos de población, significó posteriormente el gran problema de la ciudad para su cohesión territorial, al verse dividida por esta gran “falla” insalvable, que separaba el antiguo pueblo de Sant Pere de la Terrassa surgida en torno al palacio medieval hoy desaparecido. La construcción del puente del paseo permitió el crecimiento de la ciudad al salvar el gran torrente de Vallparadís, que seguía siendo un espacio salvaje en mitad de la ciudad.
Los primeros urbanistas ya tuvieron la idea de integrar ese gran espacio en el diseño de la ciudad. Tal como narra Joaquim Verdaguer en uno de sus escritos, a principios del siglo pasado el arquitecto Josep M. Coll i Bacardí presentó unos bocetos de un gran parque urbano que no se tuvieron en cuenta. Asimismo, el Plan General de Ordenación de 1958 también contemplaba un plan de urbanización de Vallparadís, incluyendo la canalización de los torrentes y una gran vía que uniera el tráfico de la carretera de Montcada con la de Matadepera.
Sin embargo, el gran proyecto que los terrassenses veríamos finalmente data de 1985 y es obra del urbanista Manuel Ribas Piera. Se concibió en cinco fases de actuación. Las obras se iniciaron en la parte central del parque, que comprende la zona incluida entre el Museo Textil y el puente del paseo. Desde ahí se fueron sucediendo las otras fases expandiendo la zona urbanizada. DSC03676
Las obras de transformación se iniciaron en 1991 y cinco años después el proyecto recibió una importante ayuda económica procedente de los Fondos de Cohesión de la Unión Europea, que permitió dar el espaldarazo final a un proyecto de elevado presupuesto inasumible para la ciudad.
El plan de urbanización ha permitido conectar los barrios de la ciudad que tienen frontera con el parque mediante diversos accesos al mismo, a la vez que dotar a la ciudad de un amplio espacio de ocio, en el que se ha habilitado un amplio sendero asfaltado, zonas verdes, esculturas, zonas de juego infantil, un gran lago artificial utilizado como piscina en verano, un restaurante y diversos bares con terrazas. Sus más de 395.200 metros cuadrados lo convierten en uno de los parques urbanos más grandes de Catalunya. Además, entre sus virtudes principales, cabría destacar el hecho de que ha unido y resaltado varios de los elementos de interés cultural y arquitectónico más importantes de la ciudad, que constituyen una ruta de paseo dentro del parque, como son el conjunto de la Seu d’Ègara, el castillo cartuja de Vallparadís, el Museo Textil y la Casa Baumann.
No obstante, uno de sus peores defectos es la excesiva presencia de asfalto en detrimento de los senderos de tierra, más propios de un parque, y la ausencia de un carril específico para ciclistas y patinadores que, a tenor del gran espacio y configuración del parque, parecería evidente.

Anuncios

3 pensamientos en “Vallparadís, el Central Park de Terrassa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s