Almacén Pasqual Sala, monumentalidad novecentista

DSC03646Siempre pensé que el edificio señorial que actualmente acoge a la Confederación de Empresas (CECOT) en Terrassa parece surgido de cualquiera de las novelas de Agatha Christie; el escenario ideal para una reunión de extravagantes personajes cuyas vidas son moneda de cambio para un gran misterio. Y todo ello por su aire de antiguo caserón no exento de cierta megalomanía, pero también por el aspecto que cobra durante las oscuras noches de invierno, especialmente cuando la luna emerge entre las nubes, por encima de su gran cúpula gris.

Pero a su aire romántico y decadente hay que añadir otros valores arquitectónicos y menos subjetivos, que han hecho de él uno de los edificios de interés cultural de Terrassa. Sede empresarial ahora, antaño fue el almacén Pasqual Sala, “el mejor ejemplo de la nueva tipología de almacenes, construidos en estilo histórico, que se convirtieron en el símbolo de la industrialización local“, según lo define el Ayuntamiento en sus folletos promocionales.

DSC03648

Fue construido el año 1893 por el industrial terrassense Pasqual Sala para ubicar en él su almacén de género de lana, pero en 1900 fue adquirido por la empresa Freixa i Sans para darle el mismo uso. Sin embargo, su uso ha sido muy variado, ya que en 1939 se abrió en su primer piso la Biblioteca Tecnicotextil,  en 1952 se convirtió en la sede del Institut Industrial (surgido de la unión del Gremio de Fabricantes y la Asociación para el Comercio de la Lana, y embrión de la actual patronal CECOT, creada en 1978). También albergó siendo sede patronal, en 1956, el Museo Textil Biosca, germen del actual museo.

Ideado por el maestro de obras Joan Trays, este majestuoso edificio destaca por su carácter monumental. Ocupa toda una manzana y está rodeado de un jardín acotado por un muro de piedra y reja de hierro. Este almacén industrial posee una planta cuadrada con cuatro cuerpos rectangulares perimetrales dispuestos alrededor de un gran espacio central, que está cubierto por la gran cúpula que constituye una de sus principales señas de identidad. Dicha cúpula es un gran lucernario que aporta luz zenital a la sala.

La fachada principal da a la calle Sant Pau y es simétrica. Dispone un cuerpo central que acoge al vestíbulo, en el que destaca la cubierta abovedada en forma de cañón y ornamentada.

Resulta difícil encuadrar el estilo de este almacén singular, pues, como ocurría con muchos de los edificios de la época, el lenguaje arquitectónico utilizado solía responder al eclecticismo que entonces se llevaba, por lo que se observan elementos historicistas, neoclásicos, románticos y modernistas en su ornamentación.

Anuncios

2 comentarios en “Almacén Pasqual Sala, monumentalidad novecentista”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s