Juzgados, racionalidad y funcionalidad

DSC03342Aún a riesgo de caer en la simplificación, podríamos definir al edificio de los Juzgados como ejemplo de lo que en su día se denominó arquitectura racionalista, caracterizada entre otras cosas por sus líneas rectas y formas geométricas al servicio de la función que han de prestar; una arquitectura muy vinculada a la Europa central y a Alemania en especial y que en Terrassa cuenta también con otros ejemplos de los que prometo hablar más adelante, como podría ser el caso del Instituto Politécnico.
Pero tampoco hay que olvidar aquí la influencia de Le Corbusier, el genio que revolucionó las leyes de la arquitectura a principios del siglo pasado, aportando fundamentalmente un concepto de gran libertad a cada espacio. Lo digo por la descripción que los responsables de este proyecto hacen del edificio de Juzgados quienes, según señalan en su sitio web, dieron prioridad a un “sistema modulado que permite la máxima flexibilidad” mediante la repetición de elementos arquitectónicos. Ese modelo, según apuntan más adelante, al igual que los materiales elegidos para su construcción, perseguía ser “económicamente viable y de fácil mantenimiento”.
Construido en 2008 por la empresa pública de la Generalitat Gestió d’Infraestructures S.A. (GISA) y encargado a Josep Maria Botey i Associats, fue concebido como un edificio de planta baja, dos plantas subterráneas y cuatro plantas altas. Situado en un solar con diferencia de cotas, sitúa su acceso -y por lo tanto su fachada principal- en el final de la Rambla. Y como que la fachada es su principal imagen vamos a ocuparnos de ella: La descripción del proyecto nos permite conocer al detalle lo que la vista sólo nos hace intuir en parte. Una estructura geométrica y racional de hormigón sustenta y marca el carácter del edificio, donde el uso del cristal -además de su función como elemento facilitador de la iluminación- es una de las principales características. Una presencia -la del cristal- que aparece tamizada mediante la incorporación de lo que los expertos denominan “muro cortina”, que viene a ser una malla metálica traslúcida.

DSC03336La gran estructura de rectángulos que constituye la apariencia de esta fachada aparece enmarcada por tres secciones de muro, una de ellas recubierta por placas de cobre y las otras dos recubiertas por baldosas de cerámica de gres en tonos tierra, que contrastan con el cristal y con el verde del césped elegido para realzar el edificio. Destaca asimismo como uno de los elementos principales de esta fachada la gran pérgola laminada que hace las veces de marquesina en la puerta de acceso.
Los dos sótanos cuentan con acceso independiente pues la fachada posterior del edificio se halla a una cota más baja que la principal, lo que permite disponer de luz y acceso a dichas plantas. La planta sótano -2 se halla aislada del resto de espacios de la planta y acoge a la zona de detenidos y todas sus dependencias. Se comunica con la planta baja y la primera por una escalera y un ascensor. En esta planta también se halla el archivo, que también cuenta con acceso desde el exterior y está comunicado con las plantas superiores. Y el sótano -1 se dedica prácticamente en su totalidad a aparcamiento.

Captura de pantalla 2014-11-06 a las 13.09.58 El acceso al público está en la planta baja, cuyo vestíbulo alberga una zona de atención al público con acceso a las diferentes dependencias (registro civil, Juzgado de guardia, oficina judicial, etc.). La funcionalidad aplicada al proyecto estructura esta área con divisorias a base de puertas enrollables de gran seguridad y transparencia que permiten parcelar el espacio de manera que el Registro Civil y el Juzgado de Guardia puedan seguir funcionando cuando el resto del edificio permanece cerrado.
En el primer piso se ubican las salas de vista y sus dependencias, así como el área de abogados y la oficina de Captura de pantalla 2014-11-06 a las 13.10.47atención personalizada; en la segunda planta se hallan la unidad administrativa y el Decanato, entre otras dependencias, y las otras dos plantas están dedicadas a oficina judicial. Estas dos plantas aparecen conectadas a través de lucernarios que reciben iluminación cenital mediante una claraboya.

Finalmente, la fachada posterior -la que da a la riera- marca continuidad con el conjunto del diseño exterior, pero otorga más protagonismo al metal, por la presencia de las mallas antes aludidas.

Anuncios

2 comentarios en “Juzgados, racionalidad y funcionalidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s